Français | English
Los Ganadores

2001 2002 2003 2004 2005 2006 2007 2008 2009 2010 2011 2012 2013 2014 2015 2016


LOS GANADORES DE LAS BECAS 2003
Gracias a los fondos que se han recogidos entre el publico en eventos de beneficio, la Fundación Alter-Cine ha podido ofrecer dos becas completas de 10,000 $US cada una en 2003.



es
 
HEMEL ATEHORTUA, joven cineasta colombiano de 23 años, ha merecido una de las dos becas por su proyecto documental titulado “Sonsón, laboratorio de paz”. El jurado compuesto de siete miembros ha señalado la importancia de este proyecto en la situación actual de Colombia, y la esperanza que representa esta experiencia colectiva de una comunidad que ha escogido resistir a la violencia y se ha organizado de forma democrática.

Este proyecto será co-realizado por Nelson Restrepo.

RESUMEN DEL PROYECTO

Sonsón es un poblado situado en la provincia colombiana, a 100 kilómetros de la ciudad de Medellín. Los campesinos del lugar se han organizado para evitar los abusos del poder. Olvidados por el gobierno, víctimas del conflicto armado, ellos rechazan la violencia y quieren crear nuevas formas democráticas para participar en la coyuntura económica, política y militar del país.


 




 
LEILA KILANI, joven cineasta marroquí de 33 años, ha igualmente merecido una de las dos becas 2003 por su proyecto documental titulado “Crónicas de los años de plomo”. El jurado ha señalado el coraje de este proyecto que aspira a romper el muro del silencio, alrededor del cual se practica la tortura en Marruecos, dando la palabra a las víctimas. Un tema donde se encuentran personajes fuertes, y que sigue siendo muy pertinente y de actualidad.

RESUMEN DEL PROYECTO

Entre los años 60 a los años 90, la tortura ha sido convertida en sistema en Marruecos. Decenas de millares de personas han sido arrestadas y perseguidas por su opinión o asuntos sin carácter político. Constituida en practica, la tortura era enarbolada como un acto de venganza con relación a la oposición política y como una amenaza que ha tenido éxito en aniquilar toda veleidad de contestación de la monarquía. Estigmatizados como traidores de la patria, los "sujetos insumisos" eran separados de la sociedad y detenidos en lugares secretos. La película da la palabra a aquellos que llevan en sus cuerpos y en sus almas la memoria de la tortura: a la vez testigos y víctimas de “los años de plomo”.